Justificaciòn y objetivos

Justificación y objetivos.

El plan de estudio 2006 y los programas de asignatura de la reforma curricular de educación secundaria intentan responder a un nuevo perfil de egreso de los alumnos de la educación básica, reorganizando los saberes y sugiriendo formas de trabajo que fortalezcan la interacción consciente y sistemática entre los alumnos, así como el fortalecimiento de los procesos de reflexión acerca de lo que saben, cómo es que lo saben y en qué ámbitos de realidad son aplicables dichos conocimientos.

Con el reto de transformar las formas de enseñanza, se cuestiona también a los procesos de evaluación; se le exigen otros retos. La evaluación se extiende a otros ámbitos de actividad y ha de centrarse en la obtención de evidencias de las competencias que el alumno ha logrado desarrollar.

Los exámenes, como un recurso de la evaluación, han evolucionado en su desarrollo. Algunas pruebas internacionales y nacionales han dado a conocer los reactivos que utilizan y puede verificarse al estudiarlos que, efectivamente se enfocan a la valoración de algunas competencias que debieran formarse en los alumnos, durante el proceso educativo.

La reforma curricular nos impulsa a transformar nuestra forma de enseñanza y paralelamente, a crecer en los procesos de la evaluación. Los avances en la investigación y en la evaluación de los sistemas educativos, nos muestran técnicas para elaboración de instrumentos de evaluación.
La evaluación puede conceptualizarse como un proceso dinámico, continuo y sistemático, enfocado hacia los cambios de las conductas y rendimientos, mediante el cual se verifican los logros adquiridos en función de los objetivos propuestos.

La evaluación tiene como objetivo comprobar que el evaluado presenta cambios de conducta como resultado del proceso de enseñanza-aprendizaje.

La evaluación es un procedimiento mediante el cual se emiten juicios que orientan la toma de decisiones, a través de la aplicación de métodos y técnicas en todas las circunstancias que intervienen en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Hoy, la enseñanza está al servicio de la educación, y por lo tanto, deja de ser objetivo central de los programas la simple transmisión de información y conocimientos. Existiendo una necesidad de un cuidado mayor del proceso formativo, en donde la capacitación del alumnado está centrada en el autoaprendizaje, como proceso de desarrollo personal. Bajo la perspectiva educativa, la evaluación debe adquirir una nueva dimensión, con la necesidad de personalizar y diferenciar la labor docente.

Cada persona es un ser único, es una realidad en desarrollo y cambiante en razón de sus circunstancias personales y sociales. Un modelo educativo moderno contemporiza la atención al individuo, junto con los objetivos y las exigencias sociales. Por tanto la evaluación debe permitir la adaptación de los programas educativos a las características individuales del alumno, detectar sus puntos débiles para poder corregirlos y tener un conocimiento cabal de cada uno.

El presente trabajo tiene por objetivo:
• Proporcionar a los docentes de matemáticas elementos de carácter teórico y metodológico que faciliten la elaboración de instrumentos de evaluación de competencias, a partir de la planeación de los contenidos establecidos en el programa de estudio 2006.

Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License